Oprah Winfrey y su espectacular Branding

Mar 1, 2018 | Branding

 

10 poderosas lecciones para crear tu #amazingbrand

 

“Sack girl”. Niña saco. Así llamaban a la pequeña Orpah a finales de los años cincuenta.

 

La pequeña se críó en el campo de Mississipi con su abuela. De niña no llegó a conocer al padre y su madre se mudó de ciudad poco despúes de nacer. Eran tan pobres que no tenían ni para comprar ropa y Orpah se vestía a menudo con un vestido hecho con un saco de patatas, lo que provocaba el mote y la risa de los niños del lugar.

 

Quizás no tenían dinero, pero a la abuela nunca le faltó determinación. Le enseñó a leer antes de los 3 años y la llevaba a la iglesia a recitar pasajes de la Biblia. Eso le valió para ganarse un segundo apodo, “the Preacher”. Todo un presagio para lo que la vida le iba a deparar.

 

Registrada como Orpah Gail Winfrey en su certificado de nacimiento, la gente siempre pronunciaba mal su nombre y la llamaba “Oprah”.

 

Hoy en día Oprah es una de las marcas más famosas del planeta. Es la afroamericana más rica del globo. Ha sido nominada como la mujer más influyente y poderosa del mundo. Tuvo el talk-show más visto de la Historia. Ha introducido nuevos términos como “Oprahfication” o “The Oprah Effect”. Es reconocida por su filantropía. Incluso ha sido nominada al Oscar a mejor actriz secundaria.

 

Oprah es verdaderamente una #amazingbrand.

 

Todos tenemos nuestro propio Personal Branding (o Marca Personal), aún inconscientemente. Somos un cúmulo de experiencias (unas positivas, otras no tanto), pero no siempre tenemos claro el qué y cómo lo comunicamos.

 

Trabajar la marca personal no se trata de elevar nuestro ego, se trata de descubrir ese verdadero valor que dejamos en cada persona, de tener coherencia con el hacer y el pensamiento.

 

En nuestra propia experiencia, empezamos por una fase de conciencia. Decirte a ti mismo: si creo contenido la gente se enterará de nuestras novedades y en general de lo que hacemos. Si no, por el contrario nadie nos verá. Aprendimos que es un camino de mucha paciencia, constancia y mucho trabajo.

Además de la noche a la mañana no nos convertiremos en referentes de lo que hacemos, sin embargo poco a poco vamos sembrando y las personas nos irán asociando y así como muchas personas se han convertido en referentes, Tú y nosotros también lo queremos, así que ¡lo conseguiremos!

 

Veamos las lecciones más valiosas que Oprah ha aprendido a lo largo de su vida y que luego han inspirado a varias generaciones… así como a nosotros.

 

 

1. Identifica lo que te hace diferente

 

Como hemos visto, Oprah siempre tuvo el don natural de hablar en público.  Ganó concursos de oratoria. Se apuntó a clubs de debate. Estudió comunicación y de muy joven entró a trabajar en televisión.  Además lo disfruta. Hablar en público la hacía sentir mejor.

Identifica tu pasión, lo que se te da mejor, lo que te motiva, busca en tu ADN lo que te hace aún más especial.

 

2. Ten un propósito

 

Oprah afirma que el principal motivo que la ha hecho tan exitosa financieramente es que su foco nunca ha sido, ni por un minuto, el sólo hacer dinero. Además, ha donado más de 50 millones de dólares a programas de caridad.

Enfócate en cómo puedes marcar la diferencia en el mundo, sé generoso y vive tu marca. El dinero será la consecuencia, no la causa.

 

3. Establece objetivos ambiciosos

 

Se propuso correr una maratón con 40 años y lo hizo. Llevó su primer show del último al primer puesto en los ratings en pocos meses. En el jardín de infancia le escribió a su profesora para que la pasara directamente a primaria “porque sabía muchas palabras largas” y la profesora estuvo de acuerdo.

Ponte objetivos realistas, pero que saquen lo mejor de ti. No dejes que los preconceptos te limiten y piensa en grande. 

 

4. Sé tu mism@

 

En uno de los episodios de “The Oprah Show” expuso abiertamente los abusos sexuales que había sufrido de pequeña por parte de familiares y supuestos amigos.  Siempre se ha caracterizado por interesarse genuinamente por las personas, contando historias extraordinarias, ya sea de los personajes más famosos como de completos desconocidos.

Sé humano, no tengas miedo a mostrar tu alma y tus puntos débiles. Al compartir tus errores, sufrimientos y aprendizajes no haces sino empatizar con los de otros y les animará a compartir sus historias contigo. Las historias de famosos siempre enganchan, pero también nos identificamos con las historias diarias de gente que no conocías.

 

5. Todos comentemos errores, aprende de ellos y saldrás más fuerte

 

La famosa “Oprahfication”, el ejercicio de confesión pública que se convertía casi en terapia, sirvió a muchos famosos para iniciar su particular redención.

En uno de sus discursos, Oprah afirmó “ni siquiera la persona espiritual más fuerte, más feroz y más iluminada puede maniobrar evitando lo inevitable, así que ¿cuál es la mejor manera de reaccionar cuando una crisis o un trauma personal realmente suceden? Debajo de la superficie de todas las cosas está lo verdadero. En todas las circunstancias, busca la verdad de lo que realmente está sucediendo. En una crisis, la verdad a menudo puede revelarse retrocediendo un paso desde la emoción, el miedo y el caos del momento presente. En lugar de eso, formúlate una poderosa pregunta. Cuando llega la crisis, lo primero que pregunto es, ‘¿Estás aquí para enseñarme qué?’, Cuando llega la traición, cuando llega la devastación, cuando llega la pérdida, lo primero que le preguntas es: ¿Estás aquí para enseñarme qué?'”.

 

6. Colabora

 

Oprah fue profesora de Universidad en 1999 y 2000, cuando ya era multimillonaria. Nunca ha visto a otros comunicadores como competidores y les ha mostrado su apoyo, por ejemplo participando en el show de Ellen DeGeneres.

Tu marca se basa no en lo mucho que sabes, si no en lo que compartes con los demás. Busca aliados en tu sector y colabora con ellos, tu marca será mucho más poderosa.

 

7. Ten grandes mentores

 

Oprah siempre menciona a su abuela como una de las personas que más la influenció, animándola desde muy pequeña a que mostrase su talento. También comenta que uno de los momentos más decisivos de su vida fue cuando tuvo de maestra a la Sra. Duncan, que le ayudó a no tener miedo de ser inteligente. Le animó a leer y a menudo se quedaba después de la escuela para trabajar con Oprah, ayudándola a elegir libros y a calificar sus trabajos. Eso la motivó a seguir creciendo y a mostrarse al mundo.

Como dice Oprah, “rodeáte de gente que te lleve a lo más alto”. Aprende, aprende, aprende. Busca referentes, conecta con ellos y busca fuentes de motivación.

 

8. Inspira a otros

 

Oprah se resistía a verse a sí misma como una marca, pero sus fans le han hecho saber innumerables veces cómo les ha ayudado a cambiar sus vidas. Eso le ha llevado a potenciar su marca y a hacerla llegar a todos los rincones del mundo.

Tu historia, por pequeña que parezca, puede encender la chispa de alguien que lo necesita.

 

9. Sé humilde

 

A pesar de liderar los ránkings de famosos, ricos e influyentes, lo que le ha hecho conectar con tanta gente es su enfoque tocando de pies a la tierra, siendo cercana y nunca perdiendo sus raíces.

Si, te hará falta mucha autoconfianza, pero nunca eleves demasiado tu ego en el proceso de creación de marca.

 

y 10. ¡Persiste!

 

Oprah fue descartada en una audición para “El color púrpura” de Spielberg. Pero no se rindió, y al final obtuvo el papel y una nominación al Oscar.

Por duro que parezca, no desistas. Los inicios son particularmente difíciles, insiste y deja que tu grandeza brille.

    Maria Zamudio

    Marc Siso

    ¿Qué es la imagen? Estímulos, percepción, imagen

    Descifrando el impacto de nuestra imagen en tu desarrollo personal y profesional

    Quiero saber más

    Avinguda Diagonal 409, 1a Planta, Barcelona. +34 620 68 00 58
    Hablemos!
    Share This